TRAPICHES O MOLIENDAS DE CAÑA

Un trabajo artesanal que sobrevive en Colombia y otros países del mundo. En Colombia esta labor se realiza en más de trescientos cincuenta mil trapiches, que generan unos 3.000.000 de empleos de subsistencia. Estas personas, poco a poco y en silencio, van siendo desplazadas por los grandes centros de producción masiva con tecnología de punta: los ingenios del azúcar, estos últimos solo necesitan 12.500 cortadores caña en condiciones laborales ignominiosas y practicas perversas, además, es normal que trabajen hasta 14 horas al día.

A lo largo de la historia los artesanos han sido personas que han desarrollado un determinado oficio para satisfacer diversas necesidades, en la mayoría de los casos de autoconsumo. No obstante, en las ciudades estaban organizados en la práctica del oficio, aprendizaje y certificación, dejando el autoconsumo y los talleres más pequeños para las zonas rurales.

La caña de azúcar es una planta proveniente del sudeste asiático. La expansión musulmana supuso la introducción de la planta en territorios donde hasta entonces no se cultivaba. Así llegó al continente europeo, más en concreto a la zona costera entre las ciudades de Málaga y Motril, siendo esta franja la única zona de Europa donde arraigó. Posteriormente los españoles llevaron la planta, primero a las islas Canarias, y luego a América. (Wikepedia)

 

FARALLONES-DEL-CITARA.jpg


 En Colombia departamento de Antioquia municipio de Andes, corregimiento de Taparto están estas majestuosas montañas nombradas como los “farallones del Citara”: al oriente tierra de pequeñas parcelas donde se cultiva la caña de azúcar, el café, el plátano y la yuca, al occidente, la 2ª selva húmeda más importante para la humanidad.

 

mis-imagenes-0616.jpgUn cortador de caña protegido contra la pelusa que sueltan las hojas de la caña y penetran los rescoldos más sensibles de su cuerpo. Un trabajo artesanal donde se cortan, se apila y se cortan de nuevo los cilindros de caña para ser trasportados por las mulas al trapiche

 

 

mis-imagenes-0422.jpg

 

Enjalma fabricada con costales de fibra plástica y rellenas de paja. En la parte superior van las horquetas de madera donde se cuelgan las angarillas para trasportar la caña

 

 

 

mis-imagenes-0425.jpg

 

 

mis-imagenes-0444.jpg

 

Las angarillas, sistema de carga para la caña de azúcar

 

 

mis-imagenes-0619.jpg

 

Al corte de caña madura, lista para soltar su jugo llegan los arrieros con sus recuas de mula.

 

mis-imagenes-0620.jpg

 

Mula pajarera, nerviosa o inquieta a la que hay que taparle los ojos mientras se le cargan los vástagos de caña. El vástago es empleado para alimentar a las bestias del trapiche que trabajan jornadas hasta de 12 horas

 

mis-imagenes-0450.jpg

 

Llegó el macho albo cargado con trozos de caña para la molienda

 

mis-imagenes-0627.jpg

 

Una antigua rueda hidráulica mueve dos masas de hierro para exprimir los cilindros de caña para que entreguen su sumo, una riqueza energética milenaria.

 

 

mis-imagenes-0344.jpg

 

Chimenea de un trapiche en “Quebrada Honda”, en las profundidades del cañón de la quebrada Sinifana, en el municipio de Amagá, departamento de Antioquia, en una nación llamada Colombia.

 

mis-imagenes-0371.jpg

 

Vapores, olores y movimientos sincronizados amartillados por golpes continuos en la línea de la producción artesanal del dulce de la caña, en este caso particular, en Colombia lo llamamos panela.

Las masas de hierro que trituran la caña movidas por la rueda hidráulica es uno de los desarrollos más antiguos de la humanidad al que día a día le hemos acelerado su movimiento hacia procesos más veloces y de alta productividad, en especial para la producción de energía hidráulica donde se les llama “Ruedas pelton”. Lo contradictorio podría ser: Me lo pregunto, ¿a cambio de menos fuentes de trabajo?

No cuestiono los desarrollos que puedan funcionar en un beneficio real sobre la humanidad, pero si me generan desesperanza aquellos impulsados por la avaricia, el egoísmo y la indiferencia. Los vehículos eléctricos son una realidad hace más de una década, pero el monopolio de los grandes capitales del oro negro impiden a toda costa que se terminen sus ganancias pingues, así el planeta siga su calentamiento imparable.

 

mis-imagenes-0386.jpgTanque de acero inoxidable donde llega el sumo de la caña. La espuma que se forma en la parte superior se le llama cachaza y se recoge con unos cucharones grandes. Esta cachaza también sirve para preparar alimentos que se le ofrecen a animales domésticos de producción.

 

mis-imagenes-0655.jpg

 

Uno de los cargadores del bagazo. El bagazo es el la parte fibrosa exprimida de la caña que más adelante servirá de combustible.

 

mis-imagenes-0381.jpg


 La boca del horno que calientas las pailas de cobre, hoy de aluminio. Antiguamente las reparaban o vendían grupos de gitanos que viajaban por caminos de piedra o de barro, de montañas en montañas vendiendo utensilios, negociando caballos y las mujeres leyendo en las palmas de la mano el futuro y la buena suerte.

 

mis-imagenes-0368.jpg

 

En el área del contra horno, las pailas más grandes del trapiche, se sigue descachado el jugo de la panela que ya empezó a calentarse y a evaporar más del 70 % del contenido de agua de su zumo.

 

 

mis-imagenes-0407.jpg

 

Área denominada horno donde poco a poco y de paila en paila se le da el punto a este liquido en hervor. En la última paila, la más pequeña, es ya una masa gelatinosa lista para pasar al siguiente paso

 

Hace unos 50 años cuando no existían lo centros comerciales ni los supermercados estaban los toldos que desplegaban sus techos de lona y sus mesas llenas de golosinas sobre el empedrado de la plaza principal. En estos fantásticos toldos encontrábamos como gastarnos las raciones que nos daban tíos y tías en los días festivos: velitas de coco, gauchos de colores, bocados de reina, colaciones o corozos cubiertos con azucares coloreados, blanquiaos, etc...

 

TOLDOS-Y-EMPEDRADO-2.jpg

Plaza de mercados un domingo en el parque principal del municipio de Andes en la década 1940-1950

 

mis-imagenes-0633.jpg

 

El hornero jefe, el responsable de la calidad de producto final. El que tiene que dar punto de solides a la masa gelatinosa y caliente de dulce que luego se trasformara en panelas por libra. En este momento esta llenándolas bateas para que se dé el paso fina

 

mis-imagenes-0632.jpg

 

mis-imagenes-0636.jpg

 

Listos, hay que empezar a revolver, para uniformizar y enfriar aquella masa que entregó el hornero es estas inmensas bateas.

 

 

mis-imagenes-0374.jpg

 

Enseguida, con recipientes parecidos a la corteza del fruto del coco se da la forma y el peso determinado a aquella masa que aun no se solidificado.

 

mis-imagenes-0362.jpg

Siga revolviendo y raspando los últimos residuos antes de que se solidifiquen.

 

mis-imagenes-0375.jpg

Deprendida de los recipientes aquellas masas calientes toman la forma de la panela típica que se consume en muchas partes del mundo y que aquí, en nuestra tierra, hervida en agua llamamos agua de panela.

PRESENTACION

Artículos recientes

Últimos Comentarios

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Reportar un abuso